¿Cuán exponencial es tu organización?

¿Cuán exponencial es tu organización?

No es ninguna novedad decir que nos encontramos en un momento clave en el que el mundo comenzó a cambiar tan rápido que a veces es difícil seguirle el paso. Los principales responsables de esto son las organizaciones exponenciales. Tal vez conozcas a una que otra de ellas, ¿te suenan Google, Facebook, Cisco, Uber, Tesla?

Salim Ismail, fundador y director de Singularity University, es uno de los escritores del libro Exponential Organizations, donde se menciona por primera vez el termino “Exponential Organization” (ExO). Este tipo de organizaciones, a diferencia de las tradicionales o lineales que se ven afectadas por recursos limitados, se rigen por el supuesto de la abundancia. Eso provoca que generen disrupción y transformen industrias completas en muy poco tiempo.

“Una organización exponencial es aquella cuyo impacto es desproporcionadamente grande, al menos 10 veces más que su competencia debido al uso de nuevas técnicas organizativas y de aceleración”.

Salim Ismail

Los nuevos modelos de negocio exigen otro tipo de habilidades, además de entender la importancia del liderazgo en la gestión de talentos. Y es que, actualmente, todavía se sigue una línea anticuada perteneciente a un mundo lineal.

Las empresas diseñadas en el siglo XX necesitan repensar su modelo de negocio para el siglo XXI y de esa manera mantenerse vigentes. Esto se debe a que el cambiante entorno tecnológico está provocando una transformación radical en todos los sectores actuales.

Tecnologías como Internet, los dispositivos móviles, monedas digitales, drones, impresoras 3D, biotecnología, nanotecnología e inteligencia artificial van a revolucionar el mundo tal y como lo conocemos durante los próximos años.

La clave está en saber predecir las implicaciones que las tecnologías exponenciales (accelerating technologies) van a tener para las distintas industrias durante los próximos años. Por ejemplo, cuando surgieron los primeros teléfonos móviles, todo el mundo los veía como algo que solamente estaba al alcance de las personas más pudientes. Además, eran grandes y difíciles de transportar. Hoy en día, no solamente cualquier persona de un país desarrollado cuenta con un teléfono móvil ligero y con pantalla a color, sino que también en el tercer mundo existe una alta penetración de este tipo de dispositivos a lo largo de toda su población. Y no sólo esto, sino que el teléfono móvil que cualquiera de nosotros lleva en su bolsillo hoy en día es más potente que el super computador más rápido que teníamos en el mundo hace 15 años y, además, tiene acceso a la mayor fuente de información existente: Internet. Esto hace que, por ejemplo, las personas hayamos variado mucho nuestros comportamientos de consumo y que, incluso mientras visitamos un comercio, seamos capaces de estar comparando en tiempo real los precios que podemos encontrar para un mismo artículo en otros establecimientos. Y esto es tan solo un simple ejemplo de las implicaciones reales de las tecnologías aceleradoras o exponenciales.

Sin embargo, las personas pensamos de un modo lineal y esto es lo que nos dificulta anticipar cuándo las tecnologías exponenciales (accelerating technologies) van a transformar nuestra industria y a poner en serio peligro nuestra actual organización. Si fuese fácil de predecir y actuar en consecuencia, empresas como Kodak no habrían sucumbido al cambio en el entorno tecnológico. La cuestión es que, al inicio, estas tecnologías exponenciales siempre causan una ligera decepción en el mercado por falsas expectativas, pero llega un momento claro en el que la mejora exponencial hace que superen cualquier predicción previa.

Un buen ejemplo es la tecnología de realidad virtual, que causó una gran expectación a final de los años 90 pero que finalmente quedó en nada y que hoy en día está comenzando a ser una gran tendencia de mercado. Prueba de ello es la adquisición por parte de Facebook de la empresa de realidad virtual Oculus VR por 2 mil millones de dólares.

Mi empresa exponencial

El reto actual está en desarrollar organizaciones que, del mismo modo, incrementen sus ingresos y beneficios de un modo exponencial y sepan predecir y adaptarse a los cambios de entorno derivados de las implicaciones de las tecnologías exponenciales (o tecnologías aceleradoras). Para ello, el libro Exponential Organizations (ExO) nos describe en qué consiste este tipo de organizaciones y cómo desarrollarlas.

Una Organización Exponencial tiene los siguientes atributos:

  • Hacen uso de tecnologías colaborativas.
  • Aprovechan las tecnologías aceleradoras (o exponenciales) existentes.
  • Cuentan con individuos y equipos multidisciplinares.
  • Tienen una misión con un propósito transformador masivo.
  • Tienen procesos escalables.
  • Cuentan con una jerarquía distribuida.
  • Cuentan con capacidad de auto-regularse.
  • Aprovechan las relaciones con el público y la comunidad externa.

Si analizamos uno a uno estos atributos, veremos que la mayor parte de las organizaciones que cuentan con más de 10 años de historia, no cumplen la mayoría de estos elementos. Por lo tanto, aunque podamos identificar empresas de un gran tamaño y que han venido creciendo de manera importante durante las últimas décadas, hoy en día corren el riesgo de reducir significativamente su cuota de mercado o incluso desaparecer durante los próximos años si no se anticipan y se adaptan a los cambios que va a sufrir su industria debido al resultado del impacto de las tecnologías aceleradoras.

Para poder ser más competitivo, hay que analizar las oportunidades. Es necesario pensar en las cosas de una manera distintas. En palabras de Salim, “el futuro puede ser muy optimista; sin embargo, las organizaciones más tradicionales deben saber que su continuidad depende de qué tan disruptivas puedan llegar a ser.”

 

Fuentes: http://exponentialorgs.com/; http://www.franciscopalao.com/

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *