Un empleado contento genera mayor productividad

coaching-negocios

Un empleado contento genera mayor productividad

Una de las consignas más utilizadas por muchas empresas es “que dan un servicio al cliente excelente”. No hace falta encuestar mucho a los clientes para darse cuenta que solo es parte de un eslogan o una fachada que en la realidad no se cumple. Y el asunto se pone mas interesante cuando hablamos de que muchas empresas “no sirven bien” a sus empleados. Cuando esto ocurre es lo normal que los mismos empleados extiendan a los clientes su enojo y frustración.

Una vez dijo Richard Branson, “Si cuidas a tus empleados, ellos cuidarán a tus clientes”. Creemos que eso es cierto y por eso es importante revisar como estamos trabajando con los empleados.

Muchos empleados están frustrados por que no logran llevar adelante las metas que se proponen, perciben que el ambiente jerárquico de la empresa se impone sobre el buen trabajo. A esto se le puede sumar, malas relaciones y percepción de trato diferencial con otros empleados.

Esto con el paso del tiempo genera un desgaste emocional que erosiona el entusiasmo del empleado por querer rendir al 100. Como bien sabemos esto es un círculo, en donde todo debe funcionar para llegar a un excelente resultado; si una pieza falla, hay que saber cuál y porque está fallando.

Es recomendable medir y realizar un análisis objetivo de las razones por las que un empleado y un equipo no logran las metas propuestas y no solamente decir: “el empleado no cumplió con su tarea”.

Para mejorar esto podemos preguntarnos

¿Qué condiciones en la empresa puedo mejorar para aumentar la productividad?

¿Cómo se llevan los empleados con su gerente?

¿Son sus cualidades las correctas para llevar adelante esa tarea?

¿Está capacitado correctamente para llevar adelante la función que se le asignó?

¿Estoy realmente escuchando los reclamos que me hace de cierta situación?

¿Han habido peleas o discordias fuertes entre los empleados las últimas semanas?

Es clave fortalecer las relaciones humanas en la empresa por que eso también afecta al “buen clima” laboral y consecuentemente la productividad de los empleados.

Empleados frustrados descargan su enojo y malestar con aquellos que pagan para comprar tus productos o servicios. Si pretendes ofrecer un buen servicio al cliente, debes empezar por el personal que trabaja contigo, cuidando a tus empleados.

Es un principio muy básico, pero efectivo. No se trata de complacerlos sino que de verdad puedan sentirse contentos con el trabajo que están haciendo.

El ambiente laboral es clave en el rendimiento de los trabajadores y, si las condiciones nos son las adecuadas, el trabajador y la productividad de la empresa pueden verse gravemente afectadas.

Según el estudio de Felicidad y Trabajo realizado por la consultora mexicana Crecimiento Sustentable, la gente que afirma ser más feliz presenta porcentajes mayores de energía y dinamismo en su desempeño laboral alcanzando hasta un 33% de ventaja respecto a los trabajadores infelices.

Un estudio de la Universidad de Warwick en Reino Unido, demostró que la felicidad tiene una incidencia drecta en la productividad de los empleados haciéndolos ser un 12% más productivos a la hora de llevar a cabo labores relacionadas a su trabajo.

Basado en una investigación del Wall Street Journal y el IOpener Institute for People and Performance, los trabajadores que disfrutan sus trabajos alcanzan sus metas con un 31% más de eficiencia y un 36% más de motivación que aquellos a los que les desagrada su empleo.

Es importante que cada persona este trabajando en el lugar que le corresponde ofreciendo lo mejor de su talento. Y por otro lado es clave propiciar un ambiente laboral cálido donde se fortalezcan las relaciones en todas las direcciones (haca arriba, los costados y hacia abajo)

Un empleado contento rinde grandes dividendos para todos, no cabe ninguna duda.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *