Gerenciando felicidad

Gerenciando felicidad

Como dueño de tu negocio, podés crear un ámbito de trabajo que ayude a mejorar la vida de tus colaboradores.

Encuentra un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida . Confucio

¿Puede ser el trabajo un espacio de felicidad o eso es algo relegado al ámbito personal? Esta pregunta rondó por la cabeza de Daniel Cerezo, autor del libro Gerencia de Felicidad y fundador de la ONG CreerHacer, durante mucho tiempo.

3a-011Al asumir la Gerencia de Recursos Humanos de PAEZ, buscó dar respuesta a esta inquietud y se planteó cómo una empresa podía generar las condiciones para que todos sus miembros, sin importar la tarea que realizaran, se sintieran felices.

Así, se propuso crear un ámbito de trabajo donde sus integrantes formaran parte de un proyecto de realización profesional, personal y social. “Crear una comunidad, donde primara el bienestar y una cultura de amistad”.

En su libro, comparte algunas de las ideas que promovió y tuvieron un impacto positivo en la empresa. Como dice él, “la felicidad en el trabajo garpa” y distintas investigaciones internacionales así lo demuestran. Generar entornos de trabajo que incluyan los sentimientos, los vínculos y las emociones, inspirar a los colaboradores para que encuentren su motivación, fomentar el bienestar de cada empleado no solo logra aumentar la productividad y rentabilidad si no que, además, disminuye el ausentismo y la rotación de personal.

  1. Practicar una escucha profunda. Se suele decir que las personas son lo más importante en una empresa, pero como dueño de mi pyme, ¿conozco realmente a cada una de las personas que trabajan conmigo? ¿Conozco cómo está formada su familia, cuáles son sus problemas y qué sueñan? “Lo primero fue reunirme con cada uno de los miembros de PAEZ. Les pregunté con quién vivían, dónde, cuáles eran sus proyectos, por qué estaban trabajando en PAEZ, si querían crecer allí, qué cambiarían, si se sentían escuchados, cómo evaluarían a la empresa y, por último, cuáles eran sus sueños y qué los hacía felices”.
  2. Más que un “recurso“. Hablar de “recursos humanos” lleva implícita la idea de que los colaboradores son un “ítem más dentro del capital con el que cuenta la empresa”. Cerezo se inclina por redefinir el área como “Relaciones Humanas”. Claro que el cambio conceptual por sí solo no sirve; debe ir acompañado por acciones que produzcan un cambio de paradigma en la forma tradicional de entender la Gerencia de Recursos Humanos. Para él, es un sector que debería velar por el bien de todos los que trabajan en una organización. Esto se logra si vemos la empresa como una comunidad de personas y a sus miembros no como un recurso sino como parte de esa comunidad.
  3. ¿Jefe igual a líder? No siempre. Mientras que el puesto de jefe es impuesto, el líder debe ganarse el respeto de su gente. En este sentido, la cultura corporativa juega un rol clave en la definición de liderazgo: ¿cuánto se compromete la empresa a formar jefes para que lideren de forma positiva? Un verdadero líder es aquel que “logra descubrir el talento de la gente que tiene a cargo y darle la oportunidad de expresarlo y desarrollarlo” y es tarea de la empresa brindar, a quienes ocupan estos puestos, herramientas para convertirse en referentes de su equipo.
  4. Evaluar, una instancia de aprendizaje. Hoy, las empresas llevan adelante evaluaciones de desempeño, a través de las cuales miden si una persona alcanzó o no los objetivos establecidos. Para Cerezo, las evaluaciones deberían ser un momento de intercambio, de diálogo, donde el foco esté puesto en el proceso más que en el resultado. Si no, se corre el riesgo de generar rivalidad y la idea de que “alcanzo los objetivos a costa de cualquiera”. Algunas de las preguntas que propone incluir en una evaluación son: ¿cómo lograste alcanzar esto? ¿Cómo te sentiste? ¿Quiénes aprendieron durante el proceso? ¿Qué clima se generó con tu trabajo?.
  5. Promover el balance entre vida laboral y personal. Como dueños de negocios, debemos ver a la persona más allá de su faceta profesional y ofrecerle propuestas donde pueda desarrollarse también en el plano personal. Existen diferentes iniciativas que se pueden poner en práctica para acompañar a los colaboradores en los distintos momentos de su vida. Cerezo menciona algunas: licencias de maternidad y paternidad, programas para terminar los estudios (en PAEZ crearon Secundario 2.0, un programa para que los operarios pudieran terminar la escuela vía online), flexibilidad horaria, entre otras.

Para Cerezo, felicidad y negocio son “dos términos que hay que animarse a asociar”. No postula una receta o fórmula mágica. Se trata de ver el trabajo como una posibilidad para mejorar la vida de las personas. “Trazar el camino hacia el funcionamiento feliz de una empresa implica romper con los paradigmas establecidos.” Para él, ese es el desafío de las empresas de hoy.

Autor: fuente

Share this post

Comment (1)

  • Luis Moreira Reply

    Excelente

    19 enero, 2017 at 8:37 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *