Inteligencia Artificial

empresas-negocios

Inteligencia Artificial

La evolución de la revolución de la Tecnología de la Información

Se le atribuye al CEO de una importante empresa de Silicon Valley la siguiente frase: “si funciona, entonces ya es obsoleto”. Un concepto más que interesante desde el punto de vista del marketing de impacto donde subyace una realidad incontrastable, la velocidad de la evolución en la industria de la alta tecnología.

La revolución industrial (sobre todo la segunda) fue una disrupción basada en la tecnología mecánica y de procesos de la producción que extinguió gran cantidad de trabajos basados en labores personales para ser reemplazados por la mano de obra en serie. Para abreviar, siglos más llegó el “Uber” de la información: internet (obviamente Uber no existía) siendo la primer señal revolucionaria en la industria de TI (Tecnología de la Información) que hasta ese momento solo se basaba en la producción de hardware y software.

Consultoria para empresasPara entender mejor y tener una base de conocimiento clara, digamos que hoy en día la industria TI se asemeja a la de autopartes siendo que desde el productor de neumáticos hasta quien hace tapizados, pasando por el fabricante de bombas de nafta, todos pertenecen al mercado automotor. Así las cosas, el mercado TI, vía la disruptiva internet, está minado de diferentes jugadores que van desde la fabricación de semiconductores a consultoras de política internacional basadas en Big Data, pasando por emprendimientos donde dos adolescentes se juntan para desarrollar una aplicación móvil que nos indica donde comprar sushi en la zona donde estamos haciendo las compras de navidad.

“El concepto de machine learning (máquinas que aprenden) se está desarrollando hace un tiempo y con resultados asombrosos a favor de la calidad de vida…”

A partir del conocimiento de este mercado (al menos de lo que hoy es el mercado TI) la aparición serial de clusters de conocimiento y formatos de negocios como cloud computing, big data, bots y nano bots, transforman el mercado aunque no son disruptivos (pero lo parecen). Son evoluciones dentro de una norma. Ahora bien, la aparición de lo que hoy se denomina “machine learning” desemboca en la actual verdadera evolución: la  IA (inteligencia artificial).

Esta realidad pensada por Ray Bradbury, hoy convive con nosotros y ya no como futuro o tendencia. De hecho en una consulta online por internet para la compra de un electrodoméstico, me topé con un encuestador online quien contestaba prolijamente mis preguntas. Debido a su rapidez, le pregunté a mi interlocutor si “es usted un robot?”, a lo que me respondió con la misma velocidad, “si soy un robot, sigamos con la encuesta”. A esa altura mi robot amigo no resistió un par de inteligentes preguntas de mi parte y comenzó a repetir respuestas. Me pregunté entonces cuando será el momento que se me acaben las preguntas inteligentes y sea él (o ella) quien se ría.

A cuento de lo anterior, el concepto de machine learning (máquinas que aprenden) se está desarrollando hace un tiempo y con resultados asombrosos a favor de la calidad de vida, dado que estas máquinas van aprendiendo y cambian los algoritmos y los mejoran y complejizan para sugerir sin preguntarme que película debo ver y comprar las entradas directamente.

Se están haciendo trabajos donde los algoritmos llegan a que las máquinas no solo resuelvan y sigan aprendiendo (siendo cada vez más inteligentes) sino que detecten el sarcasmo.

Hasta aquí la evolución de la revolución de la tecnología. Seguramente esta nota en breve será mucho mejor desarrollada por un bot (hasta con sentido del humor y sarcasmo).

Miguel Logarzo Azua
Asistente Social de Empresarios

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *