¿Tu gente pasa suficiente tiempo con su jefe?

¿Tu gente pasa suficiente tiempo con su jefe?

Empleados inspirados, innovadores, comprometidos y motivados son lo que todo líder quiere, pero muchos líderes no pasan el tiempo suficiente con sus empleados para generar esos resultados. Se encuestó a más de 32 mil personas y descubrió que la mayoría de la gente gasta alrededor de 3 horas a la semana (o menos) interactuando con su jefe. Si bien esto puede parecer mucho tiempo, resulta que para dar forma a un equipo óptimamente motivado, comprometido, inspirado, e innovador, los líderes deben pasar alrededor de 6 horas por semana interactuando con sus empleados. De hecho, las personas que pasan alrededor de 6 horas están un 29% más inspiradas, un 30% más comprometidas, y 16% más innovadoras que las personas que sólo pasan 1 hora por semana interactuando con su líder.

Obviamente, es importante aumentar el tiempo que pasas con tus empleados, pero irrumpir en la oficina de alguien y observarlo durante una hora no va a funcionar. Es importante llenar el tiempo con valor real. Recomiendo la participación en conversaciones que te permiten aprender sobre tu gente, discutir tus metas y solicitar sus grandiosas ideas. Y dado que los hallazgos de nuestro estudio también indican que la interacción cara a cara es más eficaz que el correo electrónico, teléfono, videoconferencia, mensajes de texto, redes sociales, etc, si puedes tener estas conversaciones cara a cara, es aún mejor.

Los siguientes cuatro conversaciones te ayudarán a empezar. Te sorprenderás de lo mucho más motivados, comprometidos, inspirados e innovadores que se verán tus  empleados con estas interacciones simples y sinceras.

1. Conversaciones mensuales  de “motivadores y desmotivadores”: insertarse ligeramente en los motivadores y desmotivadores intrínsecos de tus empleados preguntando primero: “¿me cuentas sobre un momento en el último mes en que te sentiste motivado?”. Luego pregunta, “¿me cuentas sobre un momento en el último mes en que te sentiste desmotivado?”. Formula estas preguntas de manera que se sienta natural. Oirás respuestas que pueden sonar un poco superficial al principio, pero sé persistente. La creación de confianza y la conexión requiere tiempo. Y asegúrate de tomar una acción rápida cuando los empleados comparten sus verdaderos sentimientos, incluso si es sólo para decir “lo siento, no hay nada que pueda hacer en este momento.”

2. Conoce las metas de crecimiento de tus empleados: esto es tan fácil como preguntar a tus empleados, “¿en qué te gustaría mejorar el próximo mes?”. Los empleados que sienten que están aprendiendo en su trabajo están significativamente más comprometidos que aquellos que se sienten estancados en su trabajo. Y si tienes empleados del millennials, entonces realmente debes mantenerlos entrenados. Mantiene la atención en las metas de crecimiento de tus empleados, y provee apoyo cuando se pueda. Esto mantendrá a tu gente comprometida, ¿y quién no quiere una fuerza de trabajo constantemente mejorando sus capacidades?

3. Descubre las barreras que frustran a tu gente: ve directo al grano preguntando, “¿qué te ha frustrado este mes? El legendario Jack Welch solía decir: “las personas más cercanas al trabajo lo conocen mejor que los jefes”. No hay mejor grupo de personas para pedir ideas de mejoras que tus propios empleados. Te ofrecerán fantásticas ideas de mejora y cuanto más mejoren las operaciones, mejor (y menos frustrante) se vuelve su vida. Además, cuanto más escuchas a tu gente, más comprometidos estarán.

4. Encuentra oportunidades para reforzar positivamente a tus empleados: “¿cuál fue tu momento de mayor orgullo el pasado mes?” es todo lo que se necesita para que la conversación comience. Conocer lo que los empleados consideran sus más orgullosos momentos / logros asegura que nunca pierdas contacto u olvides reconocer sus principales éxitos. (Pocas cosas matan el compromiso del empleado más que un jefe que se pierde o ignora los grandes logros). No sólo esto te fuerza a reconocer los logros de su equipo, sino que también establece claramente la gente que está y no está funcionando. Si un empleado dice: “mi momento más orgulloso de este mes fue ir al trabajo el 50% del tiempo”, se te habrá dado una información crítica de management.

Una nota de precaución: ¡no exageres! Resulta que no puede haber demasiado de algo bueno. Cuando la gente pasa más de seis horas a la semana interactuando con su líder, los rendimientos decrecientes se muestran en términos de construcción de la inspiración, el compromiso y la motivación. Si bien puede haber otros beneficios en la interacción con el líder por más de seis horas a la semana, nuestro estudio muestra que los niveles de inspiración o compromiso siguen siendo los mismos o disminuyeron después de seis horas de interacción. La única excepción a esto se ve en la innovación, que muestra picos en 11-15 horas, y de nuevo en más de 20 horas junto al líder.

Cominiquemonos más.

 

Escrito por: Mark Murphy 2014
Founder & CEO of Leadership IQ

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *